Fiesta de la luz por el Primer Grito de Independencia

Hágase la luz; y la luz se hizo

Génesis 1:3

Los próceres del 10 de Agosto de 1809, jamás hubieran imaginado que su sueño de independencia llegaría a ser un sinónimo de luz y de esperanza para el mundo. 

Como recuento y homenaje de este suceso histórico que dio el nombre de “Luz de América” a la ciudad de Quito, la Alcaldía del Distrito Metropolitano montó desde agosto del 2016 la Fiesta de la Luz. Iniciativa que se encarga de proyectar de forma artística fotografías, vídeos y gráficos generados por un computador, sobre superficies reales como iglesias y monumentos históricos.

La idea surge a partir de un convenio de cooperación entre los municipios de Quito y Lyon (Francia); que tiene como fin la apropiación de los espacios patrimoniales y de la memoria histórica de la capital ecuatoriana, por parte de la ciudadanía, quien se ve involucrada de forma activa en esta fiesta, puesto que al ser el segundo espectáculo más grande de luces a nivel mundial llama mucho la atención a propios y extraños

La Fiesta de la Luz se concentra en el casco histórico de la ciudad. En este año el evento se extendió del 8 al 12 de agosto, donde fueron intervenidos 18 espacios patrimoniales para deleite de los visitantes; quienes pudieron disfrutar de luces que se movían y cambiaban de forma y color al ritmo de la música. También observaron propuestas de varios artistas como las “Sombrillas de luz” de Lenin Moncayo, obra que estuvo compuesta de 140 sombrillas blancas que se vistieron de variaciones cromáticas sincronizadas, gracias al aporte de las luces led que se encontraban distribuidas en cada una de ellas. 

La Fiesta de la Luz al ser un evento artístico multitudinario, se ha convertido estos últimos tres años en el eje principal del Verano de las Artes, lo cual ha de suponer un incremento de turistas, quienes maravillados por el espectáculo visitarán Quito, para experimentar de forma gratuita un momento caleidoscópico donde la historia y las construcciones patrimoniales cobran sentido y vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *