Isla Sostenible: un proyecto que inspira a crear nuevos hábitos de consumo

    

Desde que inició la pandemia provocada por el virus de Covid-19, el año en curso ha estado marcado por cambios en todo el planeta. Algunas medidas para mitigar la crisis sanitaria incluyeron, la aplicación de una cuarentena y aislamiento obligatorio en varias ciudades del mundo, lo cual, tuvo un efecto positivo para el planeta, a causa de la reducción de los  gases de efecto invernadero por la restricción vehicular y la paralización de actividades comerciales. 

Esta inédita realidad nos obliga a pensar en formas distintas de relacionarnos con la naturaleza en la pos-pandemia, a través de nuevas formas de consumo que protejan el medio ambiente. Es así que, durante la pandemia nació el proyecto “Isla Sostenible” que tiene como propósito concientizar sobre la problemática ambiental en la ciudad de Esmeraldas e impulsar el consumo responsable, mediante la venta de frutas locales como la piña deshidratada y cuencos hechos con cáscara de coco. 

Propuesta de piña deshidratada

Piña Rodante es el nombre comercial para la fruta deshidratada y responde a la problemática de malnutrición actual en el Ecuador, que presenta altas tasas de desnutrición, sobrepeso y malnutrición. En el análisis Cerrando la brecha de nutrientes de 2018, se afirma que en Ecuador “las dietas son poco diversas y bajas en calidad”, lo cual afecta la salud de niños, mujeres adolescentes, mujeres embarazadas y personas mayores. 

Razones para consumir piña deshidratada

La piña deshidratada es deliciosa, versátil, y cuenta con beneficios para la salud. Es un producto con grandes beneficios para el organismo, por ser una fuente de vitamina C y fibra. Además, es diurético gracias a su alta concentración de potasio. Esta fruta tropical, muy rica en azúcar, incrementa de forma notable sus propiedades tras el proceso de secado, convirtiéndose en el complemento ideal en las dietas, ya que aportan la cantidad de calorías necesarias de forma natural. 

Propuesta de cuencos hechos de cáscara de coco: Los cuencos hechos de cáscara de coco, responden a cambiar la lógica de usar y tirar por reutilizar y dar vida útil a los objetos. Los cocos son usados principalmente para la obtención de la carne, el agua y la elaboración de aceite de coco. Después de este proceso, millones de cocos se convierten en desechos, como su cáscara o concha. A través de la producción de cuencos de coco, adquieren una utilidad ecológica, siendo una alternativa al plástico. La elaboración de los cuencos o bol de cocos es manual, tras un proceso de limpieza y pulido, son barnizados con aceite de coco. Cada pieza trabajada es única en forma, tamaño y color. Entre las preparaciones que puedes servir en este recipiente de coco reciclado, se encuentran: helados, cremas, pastas, yogurt con frutas y ensaladas.

Cuencos con fibra de coco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *